El Rey le pide a Julián, el paleto publicista, que le ayude en su discurso

diciembre 23, 2011 § Deja un comentario

Eran las dos de la mañana de una larga noche de nuestra cena de empresa, el teléfono sonó:

Yo: ¿Dígame?

Rey: Me. Jaja, soy un cachondo

Yo: ¿Quién cojones es?

Rey: Soy yo, el Juan Car.

Yo: No conozco ningún One Car.

Rey: Soy el Rey coño.

Yo: ¡Mi excelencia a sus pies! Me pilla en un mal momento ¿podría llamar luego?

Rey: Cómo son estos siervos, siempre bromeando. Mira que te llamaba porque necesito que me escribas el discurso de Nochebuena. Vente a Zarzuela, coge un taxi que lo pagamos a medias.

En 33 minutos me planté en la Zarzuela oliendo a vino barato. De camino a la entrada me topé con el Príncipe disfrazado de Urdaci, rollos sexuales extraños entre él y su mujer. El Rey me esperaba al fondo con la puerta abierta.

Yo: ¿Majestad ya ha cenado? Se ha puesto morado ¿eh?

Rey: No, eso morado es mi ojo.

Yo: Perdón.

Rey: Paleto, este año ha sido especialmente duro para mí, con todos los escándalos que se han producido en mi entorno, la crisis, la Reina… Necesito un nuevo discurso fresco y mucho más cercano a los españoles y quiero que lo hagas tú Julián.

Yo: ¡Muy bien! Además a mi el vino me inspira. Así que vamos allá. Sería una cosa así:

“Buenas noches españoles.

Este año no hemos vencido ningún Mundial, ni ninguna Eurocopa, pero hemos conquistado al mundo. Sí, no se sorprendan. Nuestros pepinos atemorizaron a media Europa, lo cuál me llena de orgullo y satisfacción. Merkel andaba con el culo prieto y les dimos un buen susto.

La Reina y yo hemos fomentado el empleo en palacio contratando parados para acicalar nuestros jardines. Zapatero mandó al paro hasta a los de la ETA y Rajoy va a acabar con el mercado de los chuches, es por ello que la familia Real necesita de su existencia, para que reine el bien sobre el mal.

A mi yerno Iñaki esta Navidad no le van a traer nada los Reyes, se lo tendrá que pedir a Papá Noel. Aunque yo sospecho que se ha liado todo esto porque no quería venir a cenar a casa de los suegros. La típica riña familiar por ver dónde toca este año.

Los recortes han llegado para todos, a mis nietos les he regalado unos cuentos recortables para predicar con el ejemplo. Aunque les he mandado agrandar la puerta por donde entran los niños en el Imaginarium porque ya no caben, están muy altos, por eso les llaman altezas.

No me olvido de la fuga de cerebros que está viviendo este país. A mí me gustó más la primera película, porque se le veían las tetillas a Amaia Salamanca, pero esta tampoco está mal…

Buuuaahhhh!”

Julián vomitó sobre la alfombra real.

Rey: Creo que este año le voy a decir a Karanka que salga él a dar el dicurso.

Ficción. No ha pasado en hechos reales (nunca mejor dicho)

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El Rey le pide a Julián, el paleto publicista, que le ayude en su discurso en Agencia de Modernos.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: