Cap.5: Julián, el paleto publicista

febrero 17, 2011 § Deja un comentario

Tras aparecer en Granada de resaca a causa de la broma de sus amigos, Julián tenía que desembarazarse de la gitana que le estaba atosigando:

–         ¡Ay! Romero pal má de ojo y la güena zuerte.

–         No gracias moza, ya tengo bastante con la romería del pueblo.

–         Pero zi ete é rezien robau.

–         Que te he dicho que no. Además Constantino no me gusta desde que anuncia los colchones.

–         Pues ahí te pille una bocaná de mierda en un callejón zin zalia con la boca abierta y lo diente rezien lavaos.

Julián se quedó pensado en lo que acababa decirle esa sabia gitana… cuando de repente vio la mayor maravilla creada por el hombre en el mundo: la Alhambra. Era un maravilloso taxi SEAT Alhambra con motor de inyección16 válvulas y pegatina del torito. Julián y Ralfy se miraron y a los dos se les pasó lo mismo por la cabeza: una hostia de la gitana. Así que tuvieron que correr y resguardarse de esa bestia de la naturaleza en el SEAT Alambra. Al adentrase en el vehículo, el rugir de su motor les encandiló y quedaron perplejos al observar un folleto de un tablao flamenco.

–         Chofer, lléveme al tablao flamenco

Julián creía que un tablao flamenco era un montón de cajas de madera con pájaros rosas.

Pero al acceder a ese extraordinario recinto, el mundo se paralizó ante sus ojos al ver a una preciosa morena vestida con un delantal (más tarde le aclararon que era el traje de flamenca) taconeando en el suelo (también le aclararon que no es que estuviera enfadada) y tocando las palmas. Al ver todos tocaban las palmas, Julián se puso a aplaudir como un loco. El espectáculo se detuvo y todos le mandaron una mirada de odio, excepto la morena, que le lanzó una mirada pícara y una sonrisa picantota.

Julián permaneció durante todo el espectáculo inmóvil y una vez finalizado se acercó a la morena para entablar (nunca mejor dicho) una conversación con ella:

–         Hola, soy Julián y he venido desde muy lejos para verte, ¿cómo te llamas?

–         Hola guapetón, me llamo Falete.

Esa dulce voz le fascinó, que unido a un ligero pestañeo le cautivó.

Estuvieron toda la noche tomando rebujito y manzanilla (a Julián tuvieron que aclararle que no era manzana pequeña), tapearon, bailaron y Julián le mostró el baile con el que triunfaba en el pueblo: Los pajaritos. Cada vez que movía la colita, la morenaza Falete se volvía loca. Dos horas después estaban en la cama.

Comenzaron los preliminares y en menos de 6 segundos Julián estaba delante de la cama solamente con una boina cubriéndole la cabeza. Se abalanzó sobre el lecho, sacó un condón hecho con tripa de cerdo, que guardaba desde que se retiró Maira Gómez,  y penetró a Falete.

En plena faena comenzó Julián a meterle mano y al llegar al cierta parte exclamó:

–         ¿¿¿Te he atravesado???

Julián pegó un salto de la cama y su pequeño hermano siamés cayó en picado al ver lo que había tocado.

¿Patentará Julián su baile de los pajaritos? ¿Es cierto que Falete se comió a Ralfy? ¿De dónde sacó Julián los condones de tripa de cerdo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Cap.5: Julián, el paleto publicista en Agencia de Modernos.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: